Asia, Tíbet

Visitar el Palacio de Potala

El Palacio de Potala en Lhasa

En uno de los lugares más altos de la Tierra, en el lugar más cercano al cielo, se alza la máxima expresión del budismo tibetano y la histórica morada de los Dalai Lama. En él podrás visitar el legendario Palacio de Potala.

El Palacio de Potala

El Palacio de Potala se alza majestuoso sobre el Monte Rojo en Lhasa, la capital del Tíbet. En la actualidad forma parte de la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO junto a Templo de Jokhang y el Palacio Norbulingka. Fue una de las visitas imprescindibles en nuestra Ruta de 13 días por Nepal y Tíbet.

Las primeras piedras de este enorme conjunto palaciego llevan en pie desde el año 631, y ha sido la morada de los Dalai Lama, líderes espirituales tibetanos, hasta que el último de ellos tuvo que abandonar el Reino del Himalaya en 1959, algunos años después de la invasión china del Tíbet.

De los pocos vestigios de estas primeras construcciones que quedan en pie tras algunas guerras civiles y levantamientos, surgió la construcción y fundación del edificio tal y como ahora lo conocemos en el año 1648.

Hoy en día, los peregrinos y sacerdotes budistas que recorren los aledaños del Palacio de Potala hacen que el edificio irradie espiritualidad, devoción y cierta magia.

Sus inclinados muros de piedra de varios metros de espesor elevan los trece pisos del Palacio de Potala hasta los 3.700 metros de altitud. Sus preciosos tejados de cobre pintados en oro hacen maravillosos juegos de luz y cobijan sus más de mil habitaciones y sus miles de santuarios.

La monumental estructura del Palacio de Potala
La monumental estructura del Palacio de Potala

Una de las imágenes que se nos quedará grabada al visitar el Palacio de Potala es su enorme y monumental estructura, que cuenta con dos partes bien diferenciadas:

  • El Palacio Blanco o Potrang Karpo, donde tenían su residencia oficial los Dalai Lama y donde se despachaban los asuntos políticos de la región.
  • El Palacio Rojo o Potrang Marpo. Situado en el centro del complejo, en él que se oficiaban asuntos religiosos y que fue destinado principalmente al estudio del budismo.

Dónde alojarse cerca del Palacio de Potala

Si quieres estar cerca de todo, lo mejor que puedes hacer es alojarte en el centro de Lhasa, muy cerca o incluso dentro del Barkhor, el barrio en el que se concentran muchos de los mejores lugares que ver en Lhasa y el que tiene más vida y más movimiento.

Nosotros nos alojamos en el Tashitakge Hotel Lhasa, muy céntrico y con una muy buena relación calidad precio.

De todas formas, también te dejamos un enlace de Booking.com a los mejores Hoteles en Lhasa para que puedas comparar.

Cómo preparar la visita al Palacio de Potala

Visitar el Palacio de Potala es una de las cosas imprescindibles que tienes que hacer en tu vista a Lhasa. El Palacio de Potala es uno de los lugares más visitados del Tíbet, por lo que el Gobierno ha limitado el número de visitantes diarios a 3.000.

Por ello, si viajas al Tíbet en temporada alta (entre el 1 de Mayo y el 31 de Octubre), tendrás que reservar las entradas con antelación. Aunque se pueden reservar en las taquillas del Palacio, normalmente se suelen reservar con antelación a través de alguna agencia de viajes aunque viajes por libre como hicimos nosotros.

Para reservarlas hace falta el DNI o pasaporte de cada viajero y, como mínimo, hay que reservarlas con un día de antelación. Las entradas contienen la fecha y hora exactas de la visita, las cuales deben ser respetadas. En caso de que no puedas ir debes cambiarlas por otra fecha u horario, pues de lo contrario pueden prohibirte la entrada posteriormente.

El Palacio de Potala está abierto de 9:30 a 17:00 horas y las entradas cuestan 200 yuanes (100 en temporada baja). La visita te llevará unas 3 horas en total.

Seguro de Viaje para Tibet

Antes de salir de casa es importante contratar un buen seguro de viaje, con el que puedas viajar tranquilo y que esté adaptado a las necesidades que vayas a tener en cada destino.

Lo mejor de un seguro es no tener que utilizarlo pero, por si acaso, nosotros siempre viajamos tranquilos con Seguros IATI.

Queremos darte las gracias por leer nuestro post y contratando aquí tu seguro con IATI ¡tendrás un 5% de descuento!

IATI Mochilero

Consejos para visitar el Palacio de Potala

A la hora de visitar el Palacio de Potala de recomendamos que tengas en cuenta los siguientes consejos:

  • La visita comienza subiendo los 400 escalones que nos separan de la entrada, que salvan unos 100 metros de altitud. Puede parecerte poco, pero hacer este esfuerzo a más de 3.600 metros de altitud te aseguro que es para tomarlo con calma. Así que lleva agua y ármate de paciencia.
  • Tomar fotografías o vídeos del interior está completamente prohibido y todo el Palacio está controlado por cámaras. No te arriesgues a sacar fotos si no quieres que te echen a ti y a todo el grupo, no se andan con tonterías.
  • La duración máxima de la visita es de 1 hora desde la entrada, la cual tiene lugar en el Palacio Blanco.
  • Intenta vestir con ropa discreta y evita llevar gorra o gafas de sol.
  • Las mejores fotografías del exterior del Palacio de Potala se toman desde su base y desde la azotea del Templo de Jokhang.
Palacio de Potala desde el Templo de Jokhang
Palacio de Potala desde el Templo de Jokhang

Conecta tu móvil en Tíbet desde el primer minuto

Para contratar una excursión, para sacar unas entradas o para estar siempre conectado con tus redes sociales, necesitas que tu móvil tenga internet mientras viajas.

La mejor forma de estar siempre conectado sin pagar cantidades astronómicas por el roaming es contratar la eSim de Holafly. Sin cambiar tu tarjeta y manteniendo tu Whatsapp.

Consulta cómo funciona Holafly y utiliza nuestro código LOSVIAJESDELEWAR para obtener un ¡5% de descuento! en tu nueva tarjeta eSim.

Visita del Palacio de Potala

Tras 20 minutos de subida serpenteante llegamos a la entrada del Palacio de Potala, situada en una pequeña explanada que da acceso al Palacio Blanco y donde tendrás que mostrar las entradas para que te dejen acceder. Ten en cuenta que, como te decimos, durante el verano la visita debe realizarse en una hora como máximo desde este punto.

La visita comienza en el Palacio Blanco y posteriormente continúa a través del acceso al Palacio Rojo. Comenzarás visitando las plantas superiores y descendiendo por el interior del edificio hasta la planta baja donde se encuentra la salida.

Entrada para visitar el Palacio de Potala
El Palacio Blanco

El Palacio Blanco o Potrang Karpo

En las dependencias de este Palacio tuvieron su residencia oficial diez Dalai Lama de forma consecutiva. En él se encuentran las antiguas oficinas del gobierno tibetano, los salones de asambleas y las salas en las que se despachaban los asuntos políticos de la región.

Fue pintado en blanco para transmitir paz y tranquilidad, y cuenta con una estupa dorada del octavo Dalai Lama y espectaculares bibliotecas con textos budistas.

El Gran Salón Este es una de las salas más importantes ya que fue testigo de trascendentales eventos religiosos y políticos.

En el techo del Palacio de Potala se encuentran las dependencias privadas de los Dalai Lamas decimotercero y decimocuarto, desde donde podían ver las danzas festivas a través de sus ocultos balcones.

La primera sala a la que llegamos es el Salón del Trono, donde los Dalai Lama recibían a los invitados oficiales.

Continuando el recorrido en el sentido de las agujas del reloj, nos topamos con la Sala de la Meditación y la Sala de estudio del Dalai Lama, en la que se pueden observar algunos de sus efectos personales.

Tras visitar estas dependencias, accedemos a una de las zonas más interesantes de nuestra visita al Palacio de Potala: el Palacio Rojo.

El Palacio Rojo o Potrang Marpo

Situado en el centro del complejo, este palacio fue diseñado y construido con forma de mandala y fue pintado en rojo como símbolo de poder. Fue construido durante la época del sexto Dalai Lama y su complicado diseño incluye diferentes salas, capillas y bibliotecas en muchos niveles.

El Palacio Rojo
El Palacio Rojo

Esta parte del Palacio de Potala se dedicó al estudio del budismo.

Siete techos de bronce dorado rodean el Palacio Rojo, y éstos son las cimas de las estupas sagradas de los Dalai Lama. Cada techo dorado está decorado con agujas en forma de flores y campanas.

En el tercer piso se encuentra la Capilla de Jampa, encargada por el octavo Dalai Lama. Todas las paredes están repletas de obras de Tsongkhapa, el fundador de la orden Gelugpa, y del quinto Dalai Lama.

A continuación encontramos la Capilla de los Mandalas Tridimensionales, con maravillosos mandalas del siglo XVIII, la Capilla de la Victoria sobre los Tres Mundos y la Capilla de la Felicidad Inmortal, que fue residencia del sexto Dalai Lama.

Nos llama la atención la tumba dorada del séptimo Dalai Lama, encerrada en 500 kilos de oro. También veremos las tumbas del octavo y noveno Dalai Lama.

Unos escalones conducen a uno de los rincones más importantes del Palacio de Potala, la Capilla de Arya Lokeshvara. Esta pequeña capilla es uno de los pocos rincones que datan de la época del palacio del siglo VII, y se trata de la más sagrada de las capillas del Palacio de Potala. La imagen de madera y sándalo de Arya Lokeshvara es la imagen más venerada del Potala.

Bajamos a la segunda planta, donde llegaremos a la Capilla de Kalachakra, también conocida como la Rueda del Tiempo, donde se encuentra un espectacular mandala tridimensional de más de 6 metros de diámetro.

La visita de esta planta continúa por la Capilla de los Nueve Budas de la Longevidad y por la Cámara de Meditación del Rey Songtsen Gampo, que también es una de las salas más antiguas y más importantes del Potala.

Los pisos superiores del Palacio de Potala
Los pisos superiores del Palacio de Potala

Ya en la planta baja, llegamos al Gran Salón, el más grande del Palacio de Potala y su centro geométrico, con numerosos murales.

Al oeste del salón encontramos una de las capillas más impresionantes del Palacio de Potala, la Capilla de las Tumbas de los Dalai Lamas. Esta capilla está dominada por un gran chörten de casi 13 metros de altura del quinto Dalai Lama, que está recubierto de 3,7 toneladas de oro.

Visitamos también la Capilla de Lamrim, que expone las etapas que marcan el camino hacia la iluminación.

Por último encontramos la Capilla del Santo Nacido, con un chörten del undécimo Dalai Lama.

Una vez fuera, podrás comenzar a descender de nuevo hacia la maravillosa ciudad de Lhasa, donde seguro que podrás seguir disfrutando de muchas maravillas.

No te cansarás de ver el Palacio de Potala en tu visita a Lhasa, y aprovecha para ver también de noche, ya que las luces hacen que tenga un aspecto increíble.

El Palacio de Potala por la noche
El Palacio de Potala por la noche

Y antes de viajar al Tibet…

Que no se te olvide…

Revisar muy bien la documentación necesaria para viajar al Tibet. Pasaporte en buen estado, visados en regla y nada de documentación «sensible» a ojos de la policía fronteriza china.

Reservar los vuelos con tiempo para evitar los precios más caros. Nosotros siempre los buscamos a través de Skyscanner porque encuentra las mejores opciones para tus vuelos.

Reservar los hoteles con antelación para encontrar una buena relación calidad precio. La mejor oferta de hoteles la encontrarás en Booking.com.

Llevar una tarjeta especializada en viajes para gastar sólo en lo que te importa. Nosotros siempre llevamos la Tarjeta Revolut, que es gratuita y te aplica el tipo de cambio real en todas tus compras.

Contratar el Seguro de Viaje de IATI con un 5% de descuento. La tarjeta sanitaria europea no te cubre, así que es mejor no arriesgar.

Elegir un buen guía local. Debería ser tibetano.

Tener cuidado con los radares humanos si viajas por carretera. Lee nuestros consejos para viajar el Tibet para entenderlo.

No subestimar el mal de altura. Evita comidas copiosas o grandes esfuerzos hasta que tu cuerpo se habitúe.

Echar un vistazo a alguna de las Mejores Visitas Guiadas por Tíbet.

Llevar ropa de abrigo. La altitud hace que puedas pasar frío en algunos momentos del viaje.