Asia, Tíbet

Qué ver en Lhasa, la ciudad prohibida

El Palacio de Potala por la noche

Cobijada por la cordillera del Himalaya, a 3650 metros de altitud, se encuentra Lhasa, la mítica ciudad prohibida y la capital del Tíbet. Son muchos los lugares que ver en Lhasa pero, sobre todo, son muchas las sensaciones que esta ciudad nos trasmite y que formarán parte de nosotros para siempre.

Lhasa es uno de los lugares a los que cualquier viajero tiene que ir y, para nosotros, fue una parada obligatoria y el punto álgido de nuestra Ruta por Nepal y Tíbet en 13 días.

La sensación de estar caminando por la luna que te produce la altitud, a la que por fin nos hemos acostumbrado, y la espiritualidad que desprende cada rincón de Lhasa cuando paseas por sus calles, son algo casi mágico.

Con te decimos, son muchos los lugares que ver en Lhasa, así que te dejamos todos aquellos que nos parecieron imprescindibles y que tienes que visitar en tu viaje a la capital del Tíbet.

Los mejores lugares que ver en Lhasa en un mapa…

Dónde alojarte en Lhasa para tener todo cerca

Lo mejor que puedes hacer es alojarte en el centro de Lhasa, muy cerca o incluso dentro del Barkhor, el barrio en el que se concentran muchos de los mejores lugares que ver en Lhasa y el que tiene más vida y más movimiento.

Nosotros nos alojamos en el Tashitakge Hotel Lhasa, muy céntrico y con una muy buena relación calidad precio.

De todas formas, también te dejamos un enlace de Booking.com a los mejores Hoteles en Lhasa para que puedas comparar.

El Barkhor, el espíritu de Lhasa

El Barkhor es el centro neurálgico de Lhasa, alrededor del cual toda la vida se desarrolla para el pueblo tibetano.

Sin duda para nosotros es el mejor lugar para vivir Lhasa y uno de los que te permiten tener un contacto real con la vida cotidiana de la ciudad.

Sus calles, repletas de peregrinos y viajeros de todo el mundo, tienen un colorido especial. Decenas de tiendas, por el momento bastante auténticas, te harán perderte entre cientos de objetos, la mayoría de los cuales tienen que ver con el budismo.

Los peregrinos recorren las calles de Barkhor murmurando  sus oraciones
Los peregrinos recorren las calles de Barkhor

Como te decimos, el Barkhor es la zona donde debes alojarte, ya que desde allí podrás disfrutar de los mejores lugares que ver en Lhasa.

El Palacio de Potala, uno de los mejores lugares que ver en Lhasa

El Palacio de Potala se alza majestuoso sobre el Monte Rojo en Lhasa, la capital del Tíbet. En la actualidad forma parte de la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO junto a Templo de Jokhang y el Palacio Norbulingka. Fue una de las visitas imprescindibles en nuestra Ruta de 13 días por Nepal y Tíbet.

El Palacio de Potala en Lhasa
El Palacio de Potala en Lhasa

Las primeras piedras de este enorme conjunto palaciego llevan en pie desde el año 631, y ha sido la morada de los Dalai Lama, líderes espirituales tibetanos, hasta que el último de ellos tuvo que abandonar el Reino del Himalaya en 1959, algunos años después de la invasión china del Tíbet.

Conocer a los tibetanos es lo mejor del viaje
Conocer a los tibetanos es lo mejor del viaje

De los pocos vestigios de estas primeras construcciones que quedan en pie tras algunas guerras civiles y levantamientos, surgió la construcción y fundación del edificio tal y como ahora lo conocemos en el año 1648.

Hoy en día, los peregrinos y sacerdotes budistas que recorren los aledaños del Palacio de Potala hacen que el edificio irradie espiritualidad, devoción y cierta magia.

La monumental estructura del Palacio de Potala
La monumental estructura del Palacio de Potala

Sus inclinados muros de piedra de varios metros de espesor elevan los trece pisos del Palacio de Potala hasta los 3.700 metros de altitud. Sus preciosos tejados de cobre pintados en oro hacen maravillosos juegos de luz y cobijan sus más de mil habitaciones y sus miles de santuarios.

Para tener toda la información y aprovechar más tu visita a uno de los mejores lugares que ver en Lhasa, te recomendamos que leas nuestro artículo sobre el Palacio de Potala.

Seguro de Viaje para Nepal y Tíbet

Antes de salir de casa es importante contratar un buen seguro de viaje, con el que puedas viajar tranquilo y que esté adaptado a las necesidades que vayas a tener en cada destino.

Lo mejor de un seguro es no tener que utilizarlo pero, por si acaso, nosotros siempre viajamos tranquilos con Seguros IATI.

Queremos darte las gracias por leer nuestro post y contratando aquí tu seguro con IATI ¡tendrás un 5% de descuento!

IATI Mochilero

El Monasterio de Jokhang, el más importante que ver en Lhasa

En el centro de Lhasa, en la plaza Barkhor, se encuentra el Templo de Jokhang, sin duda el más famoso de los monasterios del Tíbet y el templo más importante del mundo para la religión budista.

Cientos de peregrinos llegados de todas partes del mundo se tumban en señal de respeto a la entrada del templo para rezar, sin duda habiendo llegado a su destino final tras un largo viaje.

El Monasterio de Jokhang es unos de los mejores lugares que ver en Lhasa
El Monasterio de Jokhang desde la Plaza Barkhor

El Monasterio de Jokhang es unos de los mejores lugares que ver en Lhasa por su importancia y por las sensaciones que transmite.

Construido en el año 642 por el Rey Songtsen Gampo, forma parte de los lugares Patrimonio de la Humanidad de Lhasa junto con el Palacio de Potala y Palacio Norbulingka.

Aunque en el interior del templo no se pueden tomar fotografías, está repleto de preciosas estatuas y de monjes que rezan y cantan al ritmo con la parsimonia habitual que nos acompaña por el Tíbet.

La oscuridad propia de los templos tibetanos, junto con una mezcla de olor a incienso y otras hierbas aromáticas, llenan de humo el ambiente que se deja ver por la tenue iluminación de las velas de mantequilla de Yak.

Una vez dentro, te recomendamos que subas a los pisos superiores, donde una maravillosa terraza llena de color contrasta con el oscuro interior del templo.

La terraza del Monasterio Jokhang
La terraza del Monasterio Jokhang

Párate un rato a disfrutar de los exteriores del Monasterio de Jokhang, y disfruta de sus cúpulas doradas y sus mantos decorativos. Además, desde la terraza tendrás unas vistas privilegiadas de la Plaza Barkhor y del Palacio de Potala a lo lejos, uno de los mejores lugares que ver en Lhasa.

Las vistas desde la terraza del Monasterio de Jokhang
Las vistas desde la terraza del Monasterio de Jokhang

Conecta tu móvil el Tíbet desde el primer minuto

Para contratar una excursión, para sacar unas entradas o para estar siempre conectado con tus redes sociales, necesitas que tu móvil tenga internet mientras viajas.

La mejor forma de estar siempre conectado sin pagar cantidades astronómicas por el roaming es contratar la eSim de Holafly. Sin cambiar tu tarjeta y manteniendo tu Whatsapp.

Consulta cómo funciona Holafly y utiliza nuestro código LOSVIAJESDELEWAR para obtener un ¡5% de descuento! en tu nueva tarjeta eSim.

Peregrinación del Kora en Barkhor

Uno de los momentos más especiales de nuestro viaje a Lhasa y una de las experiencias que tienes que vivir.

El Kora consiste en realizar el camino que rodea al Templo de Jokhang. Recuerda ir siempre en el sentido de las agujas del reloj o tendrás la sensación de ir contra el mundo.

Budistas tibetanos en al Barkhor
Budistas tibetanos en al Barkhor

El Kora recorre unos mil metros de calles empedradas en las que las losas están pulidas por el paso de los peregrinos.

Lentamente recorremos el Kora en Barkhor, observando a los fieles arrodillándose y tumbándose en el suelo, estirando los brazos y llevándose las manos a la cabeza, para levantarse de nuevo cada dos metros. Una prueba de fé.

Los peregrinos murmuran mantras y rezan, mientras deslizan las cuentas de sus rosarios con una mano y dan vueltas y vueltas a sus ruedas de oración.

Las ruedas de oración no dejan de dar vueltas en el Kora
Las ruedas de oración no dejan de dar vueltas en el Kora

Y todo ello se mezcla con tradicionales tiendas tibetanas donde comprar decenas de objetos curiosos, con una mezcla de olores de incienso y enebro, y sensaciones que puede sentirse en pocos lugares del mundo.

Tras el peregrinaje del Kora, la llegada al Templo de Jokhang es como la finalización de un viaje místico por una de las ciudades más misteriosas de las que hemos conocido.

Sin duda, realizar la peregrinación del Kora es una de las mejores cosas que hacer en Lhasa.

El Monasterio de Drepung, uno de los lugares que ver en Lhasa

Situado a 8 kilómetros del centro de Lhasa, el Monasterio de Drepung es uno de los más grandes del Tíbet y uno de los más importantes para el budismo tibetano.

Accedemos al monasterio siguiendo de nuevo el Kora, una peregrinación que rodea el templo y que se realiza en el sentido de las agujas del reloj.

Tras recorrer las pequeñas callejuelas del Templo de Drepung, visitamos la principal sala de reuniones del monasterio, con decenas de coloridas columnas y una tenue oscuridad en la que resuenan los cánticos y rezos de los monjes.

Más adelante, nos encontramos con la Capilla de Sakyamuni, en la que se encuentra una increíble escultura de Buda muy venerada por los budistas.

La imagen de Buda es uno de los majores lugares que ver en Lhasa
Imagen de Buda en el Monasterio de Drepung

En el interior del Monasterio de Drepung, varias capillas cuentan con monjes y peregrinos que depositan billetes en el suelo para conseguir todas las bendiciones, y llenan el suelo de imágenes imborrables.

Es curioso ver cómo los monjes “barren” con escobas de paja, literalmente, el dinero del suelo de las capillas.

Cientos de billetes se acumulan en las capilla del Monasterio de Drepung
Cientos de billetes se acumulan en las capillas del Monasterio de Drepung

Aunque teníamos claro que el Monasterio de Drepung era uno de los lugares que ver en Lhasa desconocíamos que íbamos a llegar a uno de los mejores momentos del viaje al Tíbet. Esperábamos encontrar los famosos debates tibetanos en el Monasterio de Sera, y lo encontramos en el Templo de Drepung.

Llegamos a un patio exterior con una pequeña escalinata y, mientras admiramos la arquitectura del templo, comenzamos a observar que decenas de monjes salen lentamente del templo para sentarse en varias hileras en el suelo.

Poco a poco, el patio se va llenando de monjes que murmuran sus rezos y se cubren con sus túnicas rojas ante el intenso sol.

Vamos a presenciar los famosos debates tibetanos, más conocidos en el Monasterio de Sera, pero igual de impresionantes y, además, fotografiables siempre dentro del respeto que tenemos a los monjes.

Los impresionantes debates de los monjes budistas, uno delos mejores lugares que ver en Lhasa
Los impresionantes debates de los monjes budistas

Sin duda, una de las mejores experiencias del Tïbet y uno de los mejores lugares que ver en Lhasa.

El Palacio de Norbulingka

A 10 minutos en coche del centro de Lhasa, se encuentra al Palacio de Norbulingka, utilizado en su tiempo como Palacio de Verano del Dalai Lama.

Aunque estaba en la lista de los mejores lugares que ver en Lhasa, sabíamos que este palacio no iba a ser tan impresionante como el Palacio de Potala. Sin embargo, merece la pena acercarse hasta allí ya que la visita no lleva mucho tiempo y tiene estancias interesantes.

La floral entrada al Palacio de Norbulingka es uno de los lugares que ver en Lhasa
La floral entrada al Palacio de Norbulingka

Aunque tampoco se pueden tomar fotografías en el interior del palacio, se pueden observar las estancias privadas del Dalai Lama y las salas del trono y de audiencias en las que el Dalai Lama recibía a sus invitados.

Por algo es uno de los lugares que ver en Lhasa declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

El Monasterio de Sera y sus debates tibetanos

El Monasterio de Sera se encuentra también a las afueras de la ciudad de Lhasa, a unos 6 kilómetros del centro.

Junto al Monasterio de Drepung y el Templo de Jokhang, es uno de los mejores lugares que ver en Lhasa y un imprescindible en tu viaje al Tíbet.

La mejor hora para hacer la visita es por la tarde, cuando se puede asistir a los famosos debates de los monjes del Monasterio de Sera.

Al igual que en el Templo de Drepung, estos debates reúnen a una gran cantidad de monjes (muchos menos de los que había antaño) en un patio exterior.

Decenas de monjes tibetanos se preparan para los debates
Decenas de monjes tibetanos se preparan para los debates

Por respeto, y por indicaciones de nuestro guía tibetano, tratamos de no tomar fotografías mientras se realizan los debates.

Además de estos rituales tan plásticos, la sala central del Monasterio de Sera es impresionante.

Para nosotros estos son los mejores lugares que ver en Lhasa y las mejores cosas que hacer en la capital del Tíbet. ¡Esperamos que hayas disfrutado!.

Y antes del viajar al Tíbet…

Que no se te olvide…

Comprobar que llevas toda la documentación para entrar en el Tibet (China). El pasaporte y los visados deben estar en regla con mucha antelación

Reservar los vuelos con tiempo para evitar los precios más caros. Nosotros siempre los buscamos a través de Skyscanner porque encuentra las mejores opciones para tus vuelos.

Reservar los hoteles con antelación para encontrar una buena relación calidad precio. La mejor oferta de hoteles la encontrarás en Booking.com.

Comprobar que no llevas documentación «sensible» a los ojos de la policía fronteriza china en el Tibet. Te recomendamos que leas nuestros Consejos para viajar al Tíbet.

Llevar una tarjeta especializada en viajes para gastar sólo en lo que te importa. Nosotros siempre llevamos la Tarjeta Revolut, que es gratuita y te aplica el tipo de cambio real en todas tus compras.

Contratar el Seguro de Viaje de IATI con un 5% de descuento

Llevar una buenas guía Tibet. Las mejores guías puedes encontrarlas aquí.

Llevar ropa y calzado de montaña. Y recuerda que, aunque vayas en verano, debes llevar ropa caliente tipo forro polar porque puede hacer frío por las noches.