Asia, Consejos de Viaje, Tíbet

Los mejores Consejos para Viajar al Tibet

Consejos para Viajar al Tibet

En este artículo encontrarás los mejores consejos para viajar al Tibet. Todo lo que necesitas saber para viajar al techo del mundo en esta pequeña guía. Qué documentación llevar, cómo afecta el mal de altura o cuáles son los mejores guías son preguntas a las que respondemos en seguida.

Antes de Viajar al Tibet

Que no se te olvide…

Revisar muy bien la documentación necesaria para viajar al Tibet. Pasaporte en buen estado, visados en regla y nada de documentación «sensible» a ojos de la policía fronteriza china.

Reservar los vuelos con tiempo para evitar los precios más caros. Nosotros siempre los buscamos a través de Skyscanner porque encuentra las mejores opciones para tus vuelos.

Reservar los hoteles con antelación para encontrar una buena relación calidad precio. La mejor oferta de hoteles la encontrarás en Booking.com.

Llevar una tarjeta especializada en viajes para gastar sólo en lo que te importa. Nosotros siempre llevamos la Tarjeta Revolut, que es gratuita y te aplica el tipo de cambio real en todas tus compras.

Contratar el Seguro de Viaje de IATI con un 5% de descuento. La tarjeta sanitaria europea no te cubre, así que es mejor no arriesgar.

Elegir un buen guía local. Debería ser tibetano.

Tener cuidado con los radares humanos si viajas por carretera.

No subestimar el mal de altura. Evita comidas copiosas o grandes esfuerzos hasta que tu cuerpo se habitúe.

Echar un vistazo a alguna de las Mejores Visitas Guiadas por Tíbet.

Llevar ropa de abrigo. La altitud hace que puedas pasar frío en algunos momentos del viaje.

IATI Estrella

Documentación de entrada al Tibet

Desde el año 1.950, la región del Tibet está integrada dentro de la República Popular de China. Sin embargo, los requisitos de entrada a Tibet son mucho más estrictos que en la propia China.

El Palacio de Potala en el Tibet
El Palacio de Potala en el Tibet

Uno de los mejores consejos para viajar al Tibet que podemos darte es que prepares todo muy bien para asegurarte de que toda la documentación está en regla y en perfecto estado.

Pasaporte y Visado

Comprueba muy bien que tu documentación y visado están en regla. Nosotros tramitamos el permiso turístico del Tibet a través de una agencia en Katmandú y de la embajada china en Nepal, lo que puede ser una buena opción si viajas a ambos países ya que están muy acostumbrados a hacerlo.

Para obtenerlo, deberás rellenar un documento de solicitud del visado chino. El precio en Nepal fue de 85 $ por persona.

Dado el control que el gobierno chino tiene de la información que entra y sale del Tibet, son bastante estrictos con personas dedicadas a la comunicación, por lo que es muy importante que tengas cuidado con la profesión que pones en el documento de solicitud, sobre todo, si eres periodista o funcionario.

Para evitar un problema o que directamente te denieguen el visado,  en estos casos es mejor que pongas simplemente que eres “employee”.

Cruzando la frontera del Tibet

Otro de nuestros mejores consejos para viajar al Tibet tiene que ver con el paso fronterizo por carretera. Lógicamente si viajas al Tibet en avión no tendrás que preocuparte por esto, pero como muchos viajeros llegan por tierra es importante saberlo.

En caso de que viajes en grupo y por libre, como era nuestro caso, tendrás que entregarle al funcionario chino de la frontera una lista con todos los nombres y apellidos junto con todos los pasaportes.

En nuestro caso, cruzamos la frontera a través del Puente de la Amistad, según te contamos en nuestra Ruta por Nepal y Tibet en 13 días.

Los paisajes que encontramos a nuestra llegada al Tibet
Los paisajes que encontramos a nuestra llegada al Tibet

Presta mucha atención a que los datos de la lista coincidan exactamente con los de los pasaportes. Ten en cuenta que ellos no conocen los nombres españoles y, en muchos casos, ni siquiera la grafía occidental.

Cualquier diferencia o errata puede hacer que piensen que se trata de otra persona y te pueden impedir la entrada. A ti y al resto del grupo porque si no entra uno, no entra ninguno. Lo mismo ocurre con la salida del país.

Cuidado con las carreteras. Uno de los mejores consejos para viajar al Tibet
Estamos muy cerca de la frontera entre Nepal y el Tíbet

Comprueba también que tienes el pasaporte intacto, sin roturas ni rasgaduras o cualquier alteración que pueda hacerles pensar que está manipulado.

Nosotros pasamos un mal rato porque uno de los pasaportes tenía una grapa suelta, y necesitamos cerca de 20 minutos para convencer al funcionario (armado, con cara de pocos amigos y sin entender una sola palabra de inglés) de que éramos gente de bien. Y todo ello en el centro del puente, lugar que marca la frontera natural entre ambos países, a muchos metros sobre el río Bhote Koshi.

Al cruzar el puente de la amistad y superado el primer control, llegamos al verdadero trámite fronterizo.

Conecta tu móvil en Tíbet desde el primer minuto

Para contratar una excursión, para sacar unas entradas o para estar siempre conectado con tus redes sociales, necesitas que tu móvil tenga internet mientras viajas.

La mejor forma de estar siempre conectado sin pagar cantidades astronómicas por el roaming es contratar la eSim de Holafly. Sin cambiar tu tarjeta y manteniendo tu Whatsapp.

Consulta cómo funciona Holafly y utiliza nuestro código LOSVIAJESDELEWAR para obtener un ¡5% de descuento! en tu nueva tarjeta eSim.

Revisión de equipaje

Varios funcionarios del gobierno chino abrirán tus maletas y revisarán su contenido. ¡Cuidado con lo que llevas en la maleta!

Lo que más puede complicarte la entrada son los libros. Puede parecerte irreal pero es así, por lo que evita llevar libros o revistas, a sus ojos, te convierte en sospechoso de conspiración contra el Gobierno.

Si lo que encuentran no les gusta mucho te lo quitarán. Y, si no les gusta nada, te impedirán la entrada a Tibet. La tuya y la de todo el grupo, recuérdalo.

Así que uno de los mejores consejos para viajar al Tibet es no llevar documentación «sensible», como revistas, panfletos políticos o libros sobre la vida en el Tibet.

Información sensible. Revisa tus guías de viaje

Nosotros pasamos el segundo mal rato fronterizo, peor aún que el de la grapa, por una guía de viaje que encontraron en una de las maletas, la Lonely Planet de Nepal. Al ver el nombre, el funcionario reaccionó como si hubiese encontrado un explosivo, se puso nervioso, pasaba las páginas compulsivamente, llamó a un compañero que reaccionó igual y, de repente, todos los que estaban de servicio en ese momento vinieron a comprobar nuestra guía.

El motivo es que, hace unos años, se editó una guía de Tibet de Lonely Planet cuyo prólogo estaba escrito por el Dalai Lama y estaban tan nerviosos porque pensaban que era ésa. Si te encuentran esa guía, ten claro que no entras en el Tibet. Y, probablemente, tengas algún problema adicional.

Como no entendían el idioma de la guía ni tampoco hablaban inglés, no se daban cuenta de que la guía no era la que pensaban, hasta que les enseñamos el dibujo del mapa y vieron que era de Nepal.

En resumen, y con todo el cariño hacia Lonely Planet, búscate otra guía si no quieres problemas en la frontera.

Elige un buen guía local

Uno de los mejores consejos para viajar al Tibet es escoger bien el guía que te va a acompañar. Si quieres entender bien la cultura y la historia tibetana, es muy importante que te acompañes de un guía local. Y cuando decimos local, queremos decir, tibetano chino, no chino.

El Gobierno chino ejerce un control absoluto sobre la información que se transmite sobre Tibet y lo vas a notar en cuanto pongas un pie allí.  Lo primero que nos dijo nuestro guía, al saludarnos, fue que no le hiciésemos ninguna pregunta sobre política, historia o relación con China, lo que nos cayó como un jarro de agua fría ya que estábamos deseando que nos contara todo.

Una vez dentro de la furgoneta, nos explicó que se refería a que no hablásemos de nada comprometido fuera de la furgoneta, ya que podríamos ponerle a él y a su familia en una situación peligrosa.

Nos contó que en todos los lugares turísticos hay cámaras, micrófonos e incluso agentes del Gobierno infiltrados entre la gente para vigilar la información que los guías facilitan a los turistas y comprobar que no se salen del guión oficial y autorizado. Parece sacado de una peli de espías pero, por su tono, no nos cabe duda de que es cierto.

Por ello, las explicaciones que te dan los guías en los monasterios, en los templos o en la misma calle están definidos, supervisados y, sobre todo, controlados por el gobierno chino.

Para que alguien de origen tibetano pueda convertirse en guía, debe superar un examen de idoneidad que valora su adhesión a la cultura china. Pero un examen es sólo un examen, por eso, si tu guía es tibetano, cuando estés en la furgoneta, podrá contarte la “otra historia“ del Tibet, la que ellos han vivido y la que, de otra forma, no conocerías.

Cuidado con los radares

En el Tibet tienen una de las tecnologías más avanzadas en el control de la velocidad por carretera. Es imposible escaparse.

Viajando por carretera en plena cordillera del Himalaya, a más de 4.000 m de altitud, encontrarás algún rudimentario puesto de control donde un policía tomara nota de tu matrícula y de la hora a la que pasas.

Pues bien, lo que parece un simple control, es la mejor tecnología para controlar tu velocidad. Varias horas más tarde, en un nuevo control, te recogerán los datos de nuevo para comprobar el tiempo que has tardado en recorrer los kilómetros entre ambos puntos (llaman por teléfono al guardia del puesto anterior). Es decir, no te merece la pena superar la velocidad establecida porque te llevarás una multa si cruzas el segundo control en menos tiempo del estimado para el trayecto.

Los mejores consejos para viajar al Tibet
En motocarro no te pillan los radares…

Por el camino hay varios puestos donde puedes parar para regular el tiempo del viaje mientras te entretienes viendo los souvenirs, como las pulseras y collares de auténtico Jade que, en realidad, son de auténtica resina.

También te encontrarás con paisajes para fotografiar, alguna manada de yaks o a gente caminando por la carretera vestidos de la forma tradicional tibetana. Verás que llevan unos curiosos collares de cuentas cuadradas y blanquecinas y, si te paras a saludarlos, te ofrecerán probarlos… No son cuentas, ¡es queso de yak! Y, como buen viajero, lo probarás, sonreirás con agradecimiento por compartirlo contigo y ¡querrás morirte! Salado, seco, amargo, ácido y, rancio, muy rancio. Pero eso sí, toda una experiencia vivir ese momento.

No subestimes el mal de altura

Cómo te hemos contado en nuestra Ruta de 13 días por Nepal y Tibet, el cambio de altitud al que estarás sometido entre Katmandú y el Tibet es superior a los 2.300 metros. El cuerpo necesita aclimatarse y ése es uno de los motivos por el que es recomendable hacer el trayecto por carretera en lugar de en avión.

El Monte Everest
El Monte Everest

Es importante beber mucho agua, nada de alcohol, comer poco y caminar despacio. Tampoco podrías correr aunque quisieras, te sentirás como si llevases botas de plomo mientras tu cabeza flota.

Durante la ruta hay varios pasos de montaña a más de 5.000 metros de altitud, por lo que es importante que te tomes en serio el tema del mal de altura. Como suelen ser pasos elevados en los que sólo hay carretera y montaña, sólo estarás allí un rato por lo que no es peligroso.

Lleva ropa adecuada

Es imprescindible llevar botas de montaña y ropa de invierno, tipo cortavientos y forro polar. A esa altitud hace mucho frío incluso en verano. Pero como las altitudes cambian bastante, también habrá momentos de camiseta de manga corta, así que vístete por capas.

El sol también es muy fuerte, no olvides las gafas, la gorra y una crema de protección muy alta.

En los pueblos verás bastantes perros sueltos. Por mucho que te gusten los animales, no te acerques, allí no son adorables mascotas ni están vacunados contra la rabia. Llevar pantalones largos y botas de montaña te vendrá bien.

Baja tus expectativas con los hoteles

Aunque hayas reservado el mejor hotel del pueblo, probablemente no sea uno de los mejores donde hayas estado. Es lo que hay y el resto del viaje lo compensa, pero te alegrarás de haberte llevado un saco-sábana, cuando tengas que meterte en la cama.

Esperamos que estos consejos para viajar al Tibet te hayan resultado útiles y hagan tu viaje mucho más cómodo a la vez que excitante. Disfruta del mítica Cordillera del Himalaya y de uno de los más maravillosos lugares del mundo.

Nosotros nos alojamos en el Tashitakge Hotel Lhasa, muy céntrico y con una muy buena relación calidad precio. En cualquier caso, te dejamos un enlace de Booking.com a los mejores Hoteles en Lhasa para que puedas elegir el que más te guste.