Castilla La Mancha, España

Ruta por los pueblos negros de Guadalajara

Ruta por los pueblos negros de Guadalajara

Construidos de pizarra negra y anclados en el pasado, sobreviven algunos de los pueblos más bonitos de Guadalajara. El humo de las chimeneas de leña en invierno, y el frío viento que desciende del Pico Ocejón, moldean estos pueblos en un maravilloso paisaje serrano. Explora con nosotros la mejor ruta por los pueblos negros de Guadalajara.

Existen dos magníficas rutas para disfrutar de la arquitectura negra de Guadalajara. Todo comienza en el pequeño pueblo de Tamajón, situado a 49 kilómetros de Guadalajara y a 113 kilómetros de Madrid. A partir de ahí, tendremos que elegir entre la ruta que nos lleva por Almiruete, Palancares y Valverde de los Arroyos, o la ruta que nos lleva por Campillejo, Campillo de Ranas, Robleluengo y Majaelrayo.

Hemos elegido la segunda ruta por los pueblos negros de Guadalajara, en la que veremos algunos de los pueblos más bonitos de esta comunidad manchega.

Nuestra Ruta por los Pueblos Negros de Guadalajara en un mapa

Te mostramos sobre un mapa todo el detalle de la ruta por los pueblos negros de Guadalajara para que no te líes.

Esta ruta la realizamos en coche. Si tienes coche propio, es la mejor forma de recorrer los pueblos negros de Guadalajara.

En caso de que tengas que alquilar un coche, te recomendamos que lo hagas a través de Rentalcars.com, ya que tiene la mejor relación calidad-precio.

Tamajón

El comienzo de nuestra ruta por los pueblos negros de Guadalajara es Tamajón, un pequeño pueblo alcarreño de 147 habitantes que alberga algunos lugares dignos de ver.

En primer lugar podremos visitar la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, un templo románico construido en el siglo XIII que nos llama la atención por sus arcadas, por su pórtico de entrada, y por los dos relojes de sol que marcan sus tiempos.

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción en Tamajón
Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción en Tamajón

En las afueras de la ciudad encontramos la ciudad encantada de Tamajón, un conjunto de cuevas esculpidas por el viento en la piedra, y la Ermita de la Virgen de los Enebrales, un pequeño templo del siglo XVI que alberga a «La Serrana», como se conoce a la Virgen en la comarca.

Ermita de la Virgen de los Enebrales en Tamajón
Ermita de la Virgen de los Enebrales en Tamajón
Civitatis para las mejores excursiones

Campillejo

A unos 11 kilómetros de Tamajón se encuentra el primero de los protagonistas de nuestra ruta por los pueblos negros de Guadalajara. No es otro que la pequeña aldea de Campillejo.

Una de las calles de Campillejo, uno de los pueblos negros de Guadalajara
Las calles de Campillejo, uno de los pueblos negros más bonitos de Guadalajara

Su iglesia, completamente construida en piedra de pizarra negra, es el centro de atención de este precioso pueblo. Sus casas, edificadas con grandes lajas de pizarra, se agrupan en torno a la iglesia en estrechas callejuelas. El único bar abierto, Los Manzanos, nos recibe con una buena cerveza Mahou y unos torreznos…empezamos bien la mañana…

La Iglesia de Campillejo es el centro del pueblo
La Iglesia de Campillejo es el centro del pueblo

Campillo de Ranas, centro de los pueblos negros de Guadalajara

Este pequeño pueblo dentro de nuestra ruta por los pueblos negros de Guadalajara, agrupa a casi todas las aldeas de la zona. Se trata, sin duda, del que más vida tiene los fines de semana.

Una de las casas más bonitas de Campillo de Ranas
Una de las casas más bonitas de Campillo de Ranas

Aunque últimamente han cerrado algunos de sus ilustres garitos, todavía queda donde comer y tomar algo entre las muchas muestras de arquitectura negra de la zona. Campillo de Ranas es uno de los pueblos más bonitos de nuestras ruta por los pueblos negros de Guadalajara.

Vigilado en todo momento por el Pico Ocejón, como casi todos los pueblos de la comarca, Campillo de Ranas cuenta con la mayor, aunque escasa, oferta hotelera de la zona, por lo que puede ser un buen sitio para alojarte si piensas recorrer los pueblos negros de Guadalajara.

Dentro del pueblo destaca la plaza de la Iglesia de Santa María Magdalena, que aparece presidida por el templo del mismo nombre, y que se ha convertido en el eje central de la vida en Campillo de Ranas. Su estructura es un gran ejemplo de la arquitectura negra de la zona.

La Plaza de Campillo de Ranas con su arquitectura negra
La Plaza de Campillo de Ranas con su arquitectura negra

La iglesia, sencilla y austera, destaca por su portada principal y su torre. La iglesia fue construida mediante grandes lajas de pizarra negra, entremezcladas con piedra caliza de diferentes tonalidades.

La Iglesia de Santa María Magdalena en Campillo de Ranas, uno de los pueblos negros de Guadalajara
La Iglesia de Santa María Magdalena en Campillo de Ranas

Situado en la plaza del pueblo, junto a la iglesia, destaca el reloj solar. Se trata de uno de los símbolos más emblemáticos de Campillo de Ranas y que se erige en lo que un día fue la antigua casa del cura.

Desde Campillo de Ranas salen las rutas de senderismo hacia las Cascadas del Aljibe, una de las más bonitas de la zona que te llevará a dos saltos de agua en los que refrescarte en verano.

Robleluengo, el más bonito de los pueblos negros de Guadalajara

A tan sólo 3 kilómetros de Campillo de Ranas se encuentra este pequeño pueblo llamado Robleluengo, uno de los más bonitos de nuestra ruta por los pueblos negros de Guadalajara.

La calle principal de Robleluengo es una de las más bonitas de la zona
La calle principal de Robleluengo es una de las más bonitas de la zona

Ubicado en la falda de llamado Cerro de Cabeza de Ranas, Robleluengo conserva la más pura arquitectura negra tanto en sus viviendas como en los hornos que se encuentran adosados en su exterior.

Su plaza principal, en la que se encuentra la iglesia románica construida en pizarra negra como todo en la comarca, es un bello ejemplo de la arquitectura negra de la zona.

Iglesia de Robleluengo, uno de los pueblos más bonitos de la ruta por los pueblos negros de Guadalajara
La Iglesia de Robleluengo, uno de los pueblos más bonitos de Guadalajara

El pueblo, quizá el más tranquilo de la zona, se encuentra rodeado de centenarios robles por los que podemos dar un paseo si el tiempo acompaña.

Majaelrayo

Enclavado en el valle a orillas del río Jaramilla y a tan sólo 5 kilómetros de Robleluengo, se encuentra Majaelrayo, un pequeño pueblo frecuentado por moteros y ciclistas de todas partes y que, además, hace las delicias de cualquier senderista.

Una de las casas de pizarra negra de Majaelrayo
Una de las casas de pizarra negra de Majaelrayo

Subir a cualquiera de los picos que lo rodean, el Ocejón, Atalaya, Campachuelo o Collado de San Pedro, además de la excursión a la cascada de la Matilla o al río Jaramilla son algunas de las rutas favoritas de los amantes del trekking.

Los pueblos negros de Guadalajara
Reminiscencias del pasado en Majalerayo

La Iglesia de San Juan Bautista es una de sus construcciones más destacadas junto con la Fuente del Caño, construida en el siglo XVII.

El «Pub El Contrabajo», desgraciadamente no siempre abierto, y el «Mesón El Jabalí», son algunos lugares de obligada visita en Majaelrayo y en la ruta por los pueblos negros de Guadalajara.

Donde alojarse cerca de los pueblos negros de Guadalajara

Nuestra recomendación es que te alojes en Campillo de Ranas, quizá el pueblo que más oferta tiene para pasar la noche (dentro de lo escaso de toda la zona).

Nosotros nos alojamos en los Refugios del Valle Negro, un conjunto de casitas individuales de pizarra negra construidos en torno a una pequeña piscina. Tienen todo lo necesario para pasar un finde estupendo.

Refugios del Valle Negro en Campillo de Ranas
Refugios del Valle Negro en Campillo de Ranas

También nos gusta la Casa Rural La Era de la Tía Tomasa, seguramente, uno de los mejores alojamientos de la zona. Una casona rural construida en piedra de pizarra negra con un gusto excepcional y unos servicios inmejorables.

De todas formas, también te dejamos un enlace de Booking.com para que encuentres el alojamiento que más te guste.

Dónde comer cerca de los pueblos negros de Guadalajara

Aunque en nuestra ruta por los pueblos negros de Guadalajara no existe una gran oferta gastronómica, hay algunos sitios donde podrás comer razonablemente bien.

En Campillo de Ranas puedes comer en el restaurante La Fragua o en el Mesón El Roble, mientras que en Majaelrayo destaca el Restaurante El Jabalí.

Buenas carnes y algunas especialidades de la zona se pueden degustar en cualquiera de ellos. Son mesones sin pretensiones pero con cierto esmero en sus preparaciones.

Esperamos que hayas disfrutado de nuestra ruta por los pueblos negros de Guadalajara, y que hayas pasado un gran fin de semana recorriéndolos.